La niebla

La niebla

Bolígrafo en mano, se acercó al calendario colgado en la pared y tachó el número del día que comenzaba, tal y como hacía a diario. Abajo, en la casilla en blanco, anotó los dígitos 330. Trescientos treinta y días en aquella casa.

El pueblo

El pueblo

Bernie olisquea cada centímetro de suelo a su paso. Cuando era un cachorro era muy divertido verlo, pero ahora, años después, formaba parte de la rutina y apenas le presto atención.

El vacío

El vacío

El puesto de flores ya se podía ver a lo lejos, a unos metros junto al muelle. Siempre que lo miraba desde la distancia y lo veía tan gris, con las persianas bajadas, se le antojaba un lugar triste.

La jefa

La jefa

Cruzó la oficina con paso firme y la sonrisa en modo automático dirigida a los empleados. Todos le devolvían el gesto, pero sabía que, al igual que el suyo, era totalmente fingido.

La coleccionista

La coleccionista

La tía Beatrix siempre me pareció una persona indescifrable y un poco excéntrica, así que sabía que tras su muerte descubriría más de un secreto entre las paredes de su casa. Nunca imaginé, sin embargo, que me arrepentiría de revelar uno de ellos.

La grieta

La grieta

Todo comenzó con una grieta en la pared de su habitación, una simple rendija por donde se colaba la luz, incluso cuando fuera solo había oscuridad.

El plan

El plan

El despertador sonó a las seis. Cualquiera diría que es demasiado temprano para un domingo, pero para él, levantarse más tarde, era perder el tiempo. De hecho, estaba tan acostumbrado que apenas tardó un par de segundos en reaccionar y apagar la alarma.

La casa

La casa

Una fotografía ocupaba la mitad de la pantalla del ordenador. En ella se podía observar una casa abandonada, construida casi al borde del acantilado, con paredes de un blanco gastado por el tiempo y ventanas rotas.

El abuelo Grady

El abuelo Grady

Estaba nerviosa. Aparqué a un par de metros de la casa y me quedé mirándola. Era antigua, pero estaba perfectamente conservada. Destacaba por eso y por la puerta de color rojo; la única en toda la calle.